MANIFIESTO POR EL USO DE LA BICI

En nuestro barrio ya es tradición: una mañana de fiesta cogemos las bicis y nos damos una vuelta. Se está empezando a hacer lo mismo en otros barrios. Señal inequívoca de que algo está cambiando, pero de forma muy lenta, lentísima. Hay que tomar ya la decisión: tener la bici siempre dispuesta y usarla cada día. Tenemos que hacer valer ante las administraciones nuestras razones y las razones de nuestra madre Tierra. Estamos tocando techo. Lo que ha sido y es un avance importante, el coche, lo hemos convertido en un elemento de compañía que va siempre a nuestro lado dejando un rastro de humo y contaminación.

La sensibilización social ante este problema apenas se percibe y las calles siguen colapsadas con máquinas de cuatro ruedas. La convivencia se hace difícil, imposible en ocasiones, y el andar en bici se convierte en un acto de valentía, de riesgo. Queremos que esto cambie, que nuestras calles y aceras sean protagonistas del cambio hacia un paisaje saludable, hacia una forma de vida más relajada.

No estamos hablando del uso de la bici en tiempo de ocio. Estamos hablando de la utilización de la bicicleta como medio de transporte porque contribuye a mejorar la calidad de vida, es saludable y tiene numerosas ventajas tanto para la persona como para la sociedad:

  • La bicicleta es un vehículo silencioso, limpio, sano, asequible y sostenible.
  • La bicicleta es buena para el medio ambiente, para tu salud y para tu economía.
  • La bicicleta ayuda a reducir la congestión en las ciudades.
  • La bicicleta te permite libertad porque te lleva donde tu quieras.
  • La bicicleta necesita poco espacio de estacionamiento y mejora la calidad de los espacios públicos. ˇTe imaginas reducir tan sólo el 50% de aparcamientos de coches! Vuelve a pasear las calles de nuestro barrio, de nuestra ciudad, con esa imagen.
  • La bicicleta mejora la salud física y mental: pedalear 30 minutos al día reduce el riesgo de infarto, combate la obesidad y es un eficaz anti-estrés.

No podemos quedarnos en dar una vuelta al año. Hay que pedir a las administraciones, hay que pedir a nuestros vecinos y vecinas y hay que pedir a quienes usamos la bici para que la convivencia sea posible.

Deben existir unos itinerarios ciclistas urbanos e interurbanos seguros para que los desplazamientos no supongan "jugarse la vida". No se trata de entrar en conflicto, sino de repartirse el terreno cuando sea posible y de facilitar la convivencia cuando haya que compartir el asfalto.

Se realizan numerosas campañas de educación Vial en los centros educativos. El parque móvil infantil de la DGT tiene bicicletas. żEn cuántos centros hay aparcamientos para bicis? Este sería el segundo aspecto: conseguir una promoción no sólo con campañas sino con instalaciones sobre el terreno.

ˇQué decir de la educación! Quienes usamos la bici debemos realizar una conducción adecuada a cada circunstancia. Respetando al peatón, si vamos por la acera. No provocando si vamos por la calzada. Pero debemos hacernos fuertes en el derecho que tenemos, como cualquier otro vehículo, a transitar por las calles.

Ningún plan de movilidad ha recogido un avance, una progresión, en el uso de la bicicleta. Al contrario: hemos sido objeto de duras críticas, incluso de chufla, por parte de quienes ostentan una gran responsabilidad en nuestro Ayuntamiento. Y se siguen construyendo metros de carriles bicis que no llevan a ninguna parte, que están incomunicados. Que para acceder a ellos te la juegas y cuando menos te lo esperas, finalizan. La apuesta debe ser clara y sin dilaciones: o miles de bicis en nuestras calles o CO2 a millones.

Aunque actualmente esta visión global, o un interés real de las instituciones en desarrollarla no exista, no es impedimento para emprender pequeños proyectos que a menudo marcarán una diferencia. En otras palabras: podemos conseguir que se implante una red de carriles bici en nuestro barrio, que se señalen calles de convivencia; que se instalen estacionamientos de bicis en determinadas zonas (colegios, institutos, zonas deportivas, plazas…). Y eso sólo lo podemos conseguir cada una de las personas que estamos aquí y aquellas a quienes seamos capaces de contagiar. Solo así demostraremos que nuestra opción es la única válida y conveniente.

[AA.VV "Los Comuneros". Junio 2007]